POESÍA

Cadelogramas y otros poemas

  • 01/02/1995

cadelogramas-poemas-augusto-gomez-virgilio-editorial-semuret

Cadelogramas y otros poemas

Autor: Augusto Gómez Virgilio
Páginas: 95
Lengua: Español
Editorial: Editorial Semuret, S.L
Año edición: 1995
Plaza de edición: Zamora
ISBN: 978-84-88954-04-6
P.V.P.: 10,00€


Preludio

Nací en Carbajales de Alba (Zamora) el 24 de Septiembre de 1921. Fui un chico normal de su tiempo. Pero, aunque en aquellos años era frecuente el que los muchachos faltasen a clase, por diferentes quehaceres, yo solo perdi una mañana para ir a resbalar en el carámbano de una gran laguna que hay en lo que en tiempos fuese una fortaleza. Pero durante el recreo de la mañana, don Victorino, mi inolvidable maestro se personó en la casa de mi abuelo, lugar donde me crié y residí hasta su muerte, y le comunicó mi falta a la clase. ¡La que se armó…!. El tenia depositado en mí todo su interés y no se lo pensó dos veces. Se personó en la laguna del Fuerte provisto de un buen cinturón de becerro, (era zapatero), y me sorprendió en pleno patinaje. Ya no volví a perder una clase recordándo cómo me puso el culo a cintazos.

Finalizado el período escolar a los 14 años, el ya citado maestro se interesó por mí para que continuase estudios superiores, ofreciéndose él a prepararme gratis. Pero los tiempos eran malos, y para mi abuelo yo debía ser el continuador en el taller de zapatería. En cambio, sí que permitió que yo asistiese a unas clases particulares que daba una profesora particular que había en la villa y se llama Araceli, asistiendo durante dos campañas a sus clases y que aún recuerdo los enrevesados párrafos de la Ortografía de Podadera que ella me dictaba y yo me aprendía de memoria.

Por aquellos años, 34 y 35 yo sólo contaba doce años y, en un cercano pueblo residían unos tíos míos, a los que visitaba con mucha frecuencia y vivían en la que fuera Casa Parroquial. Un día, en un rincón de la panera que tenía la casa, vi un gran arcón con manifiesto abandono. Por curiosidad alcé su tapa y, ¡Qué maravilla! dentro del arcón había un abundante tesoro literario: Obras de Shakespeare, Horacio, Cicerón, Cervantes, Lope de Vega, Blasco Ibáñez y un sin fin de autores españoles y extranjeros. ¡Todo un prodigio!.

Claro que, el valioso hallazgo no iba yo, amante de la lectura, a dejarlo abandonado en el arcón…

COMPRAR EL LIBRO EN SEMURET

Fields marked with an * are required