HISTORIA

Entre Aliste y Sayago

  • 05/03/2002

entre-aliste-sayago-jose-lorenzo-fernandez-editorial-semuret

Entre Aliste y Sayago

Autor: José Lorenzo Fernández
Páginas: 323
Lengua: Español
Editorial: Editorial Semuret, S.L
Año edición: 2002
Plaza de edición: Zamora
ISBN 84-88954-30-1
P.V.P.: 20,00€ — Agotado


A modo de prólogo

A la hora de ponerme a escribir sobre mi pueblo, lo primero que piensas es, ¿Qué quiero contar?, ¿Por dónde he de empezar?

Yo, desde el principio tuve claro la respuesta a la segunda pregunta: el Siglo AVIII y, fundamentalmente, por la existencia de fuentes escritas que aportan información general. La principal, para conocer buena parte de la provincia, a fines del siglo XVIII, es el Catastro del Marqués de la Ensenada, de la que se extraen datos económicos, demográficos, toponímicos, es decir, un amplio bagaje que se va completando con los Archivos Parroquiales, Censo de Godoy, Censo de Floridablanca, Protocolos Notariales, etc.

La respuesta a la otra pregunta, ¿Qué quiero contar?, fue madurando a lo largo de los días, semanas, meses, años, que me ha llevado el presente trabajo. Este quehacer continuo me condujo, creo yo, a una visión global del hombre y de la mujer moleños, en un periodo largo de tiempo, casi tres siglos de sus vidas. En algunos aspectos, atendiendo sólo hasta mil novecientos treinta, pues a partir de ahí puede decirse que Muelas entró en la “modernidad” con treinta años de adelanto respecto a buena parte de la provincia. Los avatares de es época tan azarosa apenas los toco, dejándolos para posteriores trabajos, posiblemente monográficos, sobre el tema.
En este libro el lector encontrará datos puntuales de fechas o nombres propios, pero interesa más el continuo quehacer de hombres y mujeres que han dado vida en esos trescientos años al pueblo de Muelas. Hombres y mujeres imbricados en una economía tradicional, de subsistencia, y que en Muelas presenta una variante importantísima: la alfarería.

Cómo sentían, se divertían, trabajaban, nuestros antepasados. Ese es mi objetivo.
Sólo me queda pedirte, amable lector, que todas las horas que he dedicado a conocer mejor mi pueblo, el tuyo, sirvan para amarlo y respetarlo. Que valoremos en su justa medida toda la herencia que hemos recibido de nuestros antepasados: las costumbres, tradiciones, el respeto y amor por nuestra naturaleza, porque, en definitiva, es nuestra y de todos, es nuestro “solar” primitivo, nuestra casa. No dejemos que nada ni nadie nos la transforme. Conservémosla para que nuestros descendientes no se sientan huérfanos de orígenes.

COMPRAR EL LIBRO EN SEMURET

Fields marked with an * are required